Pagina Abierta

El miedo a estar con uno mismo

desperate 2293377 1280 soledad el miedo a estar solo y el camino de desencuentro con uno mis ID151479Ahora que por ese grave asunto del COVID-19, vulgarmente conocido como coronavirus, nos están pidiendo que nos quedemos en casa y no salgamos para evitar la propagación, están quedando en evidencia los peores síntomas de otra enfermedad mucho más seria de nuestra sociedad: La atrofia de la inteligencia.

Basta con ver la cantidad de reacciones estúpidas que muchos ciudadanos están teniendo ante esta alarma sanitaria:

La locura de acumular papel higiénico es una de las más notables; no tiene ningún sentido y es sencillamente una insensatez que daría para llorar si no diera tanta risa.

La pulsión de almacenar alimentos pese a que las autoridades estén garantizando el abastecimiento normal y continuado, recuerda a esas obsesiones de los momentos de guerra y es absurda en la situación actual.

Esas ideas de algunos jóvenes de confundir el cierre de los centros de estudio con una vacaciones que les permitirán irse de juerga, aunque son entendibles por la simpleza de los pocos años, resultan una estupidez y falta de madurez realmente detestable.

El enfado de algunos porque les han cerrado los bares y no pueden salir a tomarse los cafés o las cervezas de siempre es un síntoma de la enorme torpeza social que padecemos.

La obsesión por acudir a los centros médicos hasta abarrotarlos manifestando que se tienen muchos síntomas es en casi todos los casos una falta de criterio, un miedo infundado y una incapacidad para asimilar la información que se está dando con toda profusión.

Si sumamos la inmensidad de noticias falsas, facilitadas por el uso de las redes sociales y proliferadas como la pólvora por la credulidad y la falta de criterio de una inmensa mayoría, el asunto es ya para nota. Nota de suspenso, por supuesto.

noticias esotericasEs evidente que el cierre de muchas actividades deportivas, culturales y sociales nos están dejando con el culo al aire. Ponen en evidencia los defectos de esta sociedad inmadura, manipulada por años de acomodación, publicidad y gregarismo.

La atrofia de los músculos de la lectura, la escasa atención a la inteligencia en todas sus variantes, la pérdida del pensamiento independiente y la pobre autocrítica que padecemos, salen a relucir cuando nos imponen estas condiciones de seguridad que nos obligan a romper los hábitos cotidianos. Reluce especialmente ese miedo a estar con uno mismo que tanto nos paraliza cuando debiera ocurrirnos todo lo contrario.

No se me ocurre más que recordar los versos de fray Luis de León: "Qué descansada vida / la del que huye del mundanal ruido / y sigue la escondida / senda, por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo han sido...". Y pienso que si fuéramos más sabios, o al menos un poco más listos, aprovecharíamos este aislamiento terapéutico para mejorar nuestra capacidad de reflexión personal, nuestra libertad interior, nuestra independencia de pensamiento; para leer un poco más y con mejor criterio, para visionar buenos programas y películas o series interesantes, rechazando la bazofia televisiva tan abundante, para escuchar música, para oír las buenas programaciones de radio, y sobre todo para hablar entre nosotros de muchas cosas interesantes que nada tengan que ver con argumentar constantemente del coronavirus, la especulación incesante y los temores disparatados que nos provoca.

No me voy a quejar de que ahora debamos estar aislados en nuestras casa, de lo que me voy a quejar es de que, cuando nos suelten otra vez, volveremos a las andadas del rebaño que somos, el poco criterio que demostramos y la falta de inteligencia que nos define.

Enrique Gracia Trinidad


© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search